La isla del centro del mundo · Reportaje · Manhattan, 400 años


Comparación entre la isla de Manhattan en la actualidad y en 1609, cuando era un territorio virgen con una flora y una fauna abundante.

Comparación entre la isla de Manhattan en la actualidad y en 1609, cuando era un territorio virgen con una flora y una fauna abundante.

Nueva York celebra los 400 años de la llegada a Manhattan del navegante inglés Henry Hudson, el 11 de septiembre de 1609, que inauguró la colonia de la que nacería la ciudad

ABEL GRAU – Madrid

Era un puerto natural, un impresionante estuario que parecía creado para el comercio. Los primeros exploradores europeos debieron de quedar fascinados: era una isla que daba acceso a todo un continente: Manhattan, la Mannahatta de los indios, una isla que con el tiempo se situaría en el centro del mundo.

Para hacerse una idea de lo que encontraron es necesario retroceder en el tiempo. El trazado urbano va desapareciendo de norte a sur y surge la salvaje vegetación original de la isla. Desde Harlem se borran las calles y los bloques de pisos, luego desaparece Central Park y las lujosas residencias del Park Avenue. Los rascacielos del Midtown quedan allanados a medida que se desdibujan las grandes avenidas que recorren la metrópolis. Hasta llegar más allá de Canal Street, atravesando Wall Street y desbrozando la jungla de gigantes de acero y cristal del centro financiero, hasta desembocar en la punta sur de la isla, cerca de Battery Park.

Desaparecido el cemento, el acero y el cristal, el paraje es ahora una masa esmeralda, indócil y exuberante. Es un entorno con praderas, campos de fresas salvajes, rápidos arroyos, pinos, robles, castaños. Algo similar a lo que debió de encontrar el explorador inglés Henry Hudson cuando arribó a esa misma costa el 11 de septiembre de 1609, a bordo del navío Halve Maen (Media luna), a las órdenes del imparable poder comercial holandés. Fue el acto fundacional oficioso de la colonia de Nueva Ámsterdam, que andando el tiempo se convertiría en la ciudad más vigorosa, dinámica, poderosa, cambiante y caótica del mundo: Nueva York.

Este viernes se cumplen 400 años de aquella hazaña, lograda de manera algo imprevista mientras el explorador buscaba un paso por el norte hacia las Indias orientales, financiado por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Para conmemorar aquel episodio, la ciudad de Nueva York celebra esta semana un programa de actividades culturales y actos oficiales , que incluye desde la exposición de ‘La lechera’, de Johannes Vermeer, en el Museo Metropolitano, procedente del Rijksmuseum, hasta la exposición de una réplica real del navío que condujo a Hudson al Nuevo Mundo.

Incluso la Manhattan primigenia, la Mannahatta (o isla de las muchas colinas) de los indios, se puede recorrer en una recreación virtual puesta en marcha por la Wildlife Conservation Society a partir del trabajo del investigador Erich W. Sanderson. “Si Mannahatta existiera hoy tal como era entonces, sería un paque nacional”, ha escrito Sanderson en el estudio Mannahatta: A Natural History of New York City. “Sería la joya de la corona de los parques nacionales de Estados Unidos”.

desde La isla del centro del mundo · ELPAÍS.com.

Cuando Manhattan era verde | Ciencia | The “Mannahatta” Proyect

Adapted from Mannahatta: A Natural History of New York City (Abrams)
By Eric W. Sanderson, Illustrations by Markley Boyer

Manhattan y Central Park al anochecer  fuente:  portada de http://www.bing.com, buscador de Microsoft

Manhattan y Central Park al anochecer fuente: portada de http://www.bing.com, buscador de Microsoft

Acerca de estos anuncios